fbpx

Cómo elegir el mejor mobiliario de oficina en un espacio coworking

El espacio coworking u oficinas colaborativas han sorprendido a cualquier modelo de negocio de los últimos años. Este tipo de espacios compartidos para trabajar se han convertido en el ecosistema perfecto para autónomos y trabajadores freelances, que buscan en estas nuevas oficinas sinergias con otras empresas o profesionales del sector. Un lugar esplendido en el que crecer a nivel personal, pero también profesional, siguiendo un modelo de trabajo saludable e inspirador.

El coworking nació como respuesta al cómo distribuir y mejorar espacios colaborativos. Siendo mucho más versátiles que las clásicas oficinas y con un trato más personal e individualizado, este tipo de espacios combinan salas compartidas con despachos privados. De hecho, son nuevos modelos de oficina donde los empleados son los auténticos protagonistas.

Muebles flexibles y que no ocupan espacio

Lo primero que tenemos que hacer antes de elegir el mobiliario de un coworking es analizar el espacio total del que disponemos y distribuirlo de la forma más inteligente posible. Para ello, se debe tener en cuenta la cantidad de metros cuadrados en función del número de personas que trabajaran en nuestro espacio, así como sus necesidades y tareas a desarrollar.

Una vez hecho el examen del espacio disponible, anota los siguientes elementos o muebles para coworking básicos:

  1. Pavimento técnico para ocultar bajo el suelo toda la instalación del cableado
  2. Mesas y escritorios que no ocupen espacio y que a su vez sean flexibles y adaptables a cualquier espacio
  3. Sillas ergonómicas que se adapten a la silueta de cualquier trabajador. Pero, también sofás y taburetes para los espacios compartidos
  4. Muebles auxiliares y otros complementos de almacenaje, como taquillas o estanterías
  5. Mamparas o paneles para dividir espacios sin necesidad de obra. Una opción muy acertada para crear salas de reuniones o cabinas telefónicas

Coworking, ventajas y desventajas

Las ventajas que puede ofrecer un espacio coworking son muchas. Entre las principales, destacamos:

  • Aprender nuevas estrategias de trabajado y compartir experiencias didácticas con profesionales de otros sectores
  • Trabajar rodeado de personas con distintas inquietudes, que incluso pueden llegar a convertirse en los futuros socios de tu negocio
  • Flexibilidad para cambiar de espacio de trabajo, dependiendo de tus necesidades o disciplina
  • Nueva imagen de marca; es decir, obtendrás un nuevo lugar de trabajo en el que recibir a tus clientes, con un aspecto mucho más profesional que el salón de tu casa

No obstante, este sistema de oficinas colaborativas también ofrece algunos inconvenientes que debemos tener en cuenta:

  • El espacio contará con unos horarios preestablecidos a los que tendrás que adaptarte
  • El excesivo ruido a ciertas horas del día, como ocurre en la hora de la comida. Esto puede llegar a convertirse en un problema si eres de los que realiza el descanso para comer en horarios intempestivos
  • Falta de privacidad para tereas confidenciales o delicadas, así como llamadas telefónicas de importancia

De cualquier forma, para la creación de un espacio coworking se realiza un enfoque global que integra arquitectura, interiorismo y bienestar. Pero, lo más importante es que cada proyecto tiene un fin común: mejorar la vida laboral y personal de las personas.

Recommended Posts

Start typing and press Enter to search